La Plaza Mayor de Valladolid, el orden arquitectónico y la sintaxis

Fig. 1. Edificio de la calle Manzana nº 4, recientemente reformado.

La Plaza Mayor de Valladolid es un espacio de gran valor que es necesario proteger y cuidar con esmero. En la actualidad hay algunos indicios que apuntan hacia la resolución correcta de algunos problemas y al mismo tiempo están apareciendo otros nuevos para los que no se ofrecen buenas respuestas. La conservación de la Plaza Mayor es un tema extraordinariamente difícil y el Ayuntamiento debería poner toda su atención para tratarlo con mucho cuidado. El edificio recientemente reformado de la calle Manzana nº 4, en el lateral derecho del Ayuntamiento, muestra algunos signos preocupantes sobre el desconcierto en el que nos encontramos en relación a este espacio de tanto valor histórico, al tiempo que señala con claridad algunas mejoras. La reforma se realiza sobre un edificio construido en los primeros años del siglo XX. Ya entonces, con ese nuevo edificio, se produjo una intervención que realizaba un efecto de borrado de las huellas de la ordenación de la Plaza Mayor del siglo XVI.

Continuar leyendo “La Plaza Mayor de Valladolid, el orden arquitectónico y la sintaxis”

En memoria de Luis Felipe Alonso Teixidor

Imagen del Lago de Sanabria

Ha muerto Luis Felipe Alonso Teixidor. Luis Felipe era un arquitecto y urbanista que dio clases en el Departamento de Urbanismo de la Escuela de Arquitectura de Valladolid durante los años 80. Luego siguió impartiendo clases en la ETS de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Madrid hasta su jubilación. Trabajó intensamente en numerosos temas de urbanismo. Fue miembro del equipo redactor del PGOU de Madrid, por el que recibió el Premio Nacional de Urbanismo en 1985.

Continuar leyendo “En memoria de Luis Felipe Alonso Teixidor”

El dominio del automóvil en la legislación urbanística. Los aparcamientos obligatorios según la Ley de Urbanismo de Castilla y León

Fig. 1. Fragmento de la urbanización La Vega, Arroyo de la Encomienda.

La aparición del coche en las ciudades en el siglo XX dio lugar a cambios paulatinos en la forma de las ciudades y en el uso de las calles, invadidas paulatinamente por el nuevo vehículo. Los primeros coches sencillamente ocupaban los bordes de las calles cuando paraban. Pero en pocos años las calles se vieron insuficientes ante el crecimiento del número de coches. Como respuesta, primero se ampliaron los aparcamientos en las calles y se redujeron las aceras y el espacio destinado a la circulación, luego se invadieron los espacios residuales, callejones, patios, etc., hasta ocupar el último metro cuadrado de espacio público. La voracidad del coche acabó pronto con los paseos y bulevares del siglo XIX. Los centros urbanos experimentaron de forma intensa el problema de la congestión del tráfico, con una creciente escasez de aparcamientos y acompañado con la pérdida de capacidad del tráfico a causa de la falta de espacio de circulación, ocupada por los coches aparcados.

Continuar leyendo “El dominio del automóvil en la legislación urbanística. Los aparcamientos obligatorios según la Ley de Urbanismo de Castilla y León”