La financiación en el debate sobre el soterramiento del ferrocarril en Valladolid en la mesa redonda organizada por la Asociación ICCPyIC

Fig. 1. Antiguo paso a nivel de Pilarica. Foto JLSG.

El pasado día 25 de noviembre de 2021 la Asociación de Ingenieros de Caminos Canales y Puertos y de la Ingeniería Civil organizó una mesa redonda en Valladolid con el título “El soterramiento en Valladolid, a debate”. La mesa se celebró de forma presencial. También fue posible asistir vía internet. En la actualidad es accesible la sesión en la dirección siguiente: https://www.youtube.com/watch?v=trsvqWa5LBg.

La mesa estaba compuesta por José Trigueros, presidente de la asociación convocante, Cecilio Vadillo, miembro del PSOE y político destacado, que ha desempañados importantes cargos en la ciudad, Javier Ruiz, urbanista de la UPM, Víctor Maceiras, autor de un informe sobre el soterramiento en Valladolid, y actuando como moderador Lorenzo Dávila, economista y arquitecto.

La sesión estaba formada mayoritariamente por participantes a favor del soterramiento, lo cual quitó algo de interés a la mesa. Así se fue expresando la mayoría de los ponentes, cuando les llegó su turno, desgranando su visión del problema. Llamaba la atención por encima de cualquier otra cosa la ausencia de intervinientes en contra del soterramiento y entre ellos, era notable la ausencia de los miembros del gobierno del Ayuntamiento de Valladolid. Es conocido que el gobierno municipal, una coalición de dos partidos el PSOE y VTLP, tomaron la decisión de abandonar el proyecto del soterramiento e iniciaron la mejora, ampliación y construcción de pasos subterráneos. De aquella decisión se ha seguido la finalización de un paso, el de Pilarica, y el resto se encuentran todavía en obras o no se han iniciado.

En estos debates se olvida lo que podíamos denominar el efecto “tijera” que tuvo lugar en Valladolid durante los últimos veinte años, cuando esperando una solución mejor, se dejaba sin arreglar el problema diario de los ciudadanos, que veían como su entorno se degradaba, sin que nadie hiciera nada por mejorar los pasos a nivel, los bordes del ferrocarril a su paso por la ciudad, etc. Es decir, cuanto más se debatía a favor o en contra del soterramiento, más se aplazaba la toma de decisiones hacia un lado u otro. De modo que ambas cuchillas, actuando en sentido opuesto, contribuyeron a paralizar cualquier obra (Fig. 1).

En el debate se comentó varias veces la aparición de la llamada Plataforma por el Soterramiento, un movimiento ciudadano representado en la mesa por Cecilio Vadillo. Se ha presentado como una plataforma transversal, queriendo decir con ello que en ella se encuentran personas de diversas procedencias de la sociedad, con independencia de su pertenencia o no, a partidos, instituciones y asociaciones. En la sala, entre los espectadores se encontraban varios miembros de la Plataforma, algunos ellos intervinieron en el coloquio, como fue el caso de José Luis Lara. La ausencia de un representante del gobierno municipal en la mesa debe ser interpretada como la consecuencia de una decisión tomada firmemente en el Ayuntamiento, se diría que no se quiere entrar en el debate para no dar alas a la oposición (ver entrevista al Alcalde en Diario de Castilla y León/El Mundo, 10-01-2022).

Lo más sorprendente de la mesa fue el mensaje que lanzaron varios de los ponentes planteando que el dinero no era problema: “no importa lo que cueste el soterramiento”, “no importa el dinero, ni de dónde salga”. Esta idea fue enunciada de diversas maneras, “la restricción económica no debe ser un freno”, “la deuda pública no se paga, se pagan los intereses”, “la financiación no es tan importante”, “la economía no debe ser un factor limitativo”. Ese mensaje tuvo algunas formalizaciones sorprendentes, como, por ejemplo: “Nos pagan por coger el dinero. ¿Cuál es el problema?”. “La tarea de los políticos es conseguir el dinero, la nuestra es gastarlo”.

Estas afirmaciones llaman la atención y seguramente son el reflejo de una forma de pensar y de hacer que ha inspirado el endeudamiento irresponsable de muchos ayuntamientos y han producido numerosas obras en un pasado reciente, algunas de ellas claramente prescindibles. Volvíamos a escuchar el discurso que se utilizaba entre algunos políticos antes de la crisis de 2008. En todo caso parecen declaraciones un poco imprudentes, si tenemos en cuenta que no se abordó en ningún caso la situación financiera del Ayuntamiento de Valladolid en el debate. El gasto del dinero municipal es muy importante, especialmente para la ciudadanía, más importante aún si se gasta a crédito, porque luego hay que pagar los intereses y devolver lo prestado. Y para devolverlo se suben los impuestos. En el artículo que firmaban Zenón Jiménez-Ridruejo y José Luis Lara en El Norte de Castilla del 02-01-2022 se apuntaba el problema, mostrando mayor responsabilidad, si bien se dedicaban a este tema unas pocas líneas. Pero, además, el problema es el que tantos políticos han narrado muchas veces, y es que cuando, ganadas las elecciones y desalojado el anterior gobierno, toman posesión de su cargo y quieren llevar a cabo nuevos proyectos encuentran que la totalidad del presupuesto ya está comprometido, ya está gastado, y por muchos años, puesto que se dedica forzosamente a devolver los créditos de las obras de las décadas anteriores. Recordemos cómo en elecciones previas se inauguraron puentes, pasos subterráneos, Cúpula del Milenio, etc. mientras se lanzaban los costes al futuro. Que lo paguen las siguientes generaciones.

Para tomar la decisión de soterrar o no el ferrocarril en Valladolid deben estudiarse detenidamente los efectos económicos, positivos y negativos, y especialmente la situación financiera municipal. Y también hay que tener en cuenta que el soterramiento tuvo su oportunidad y a causa de los numerosos errores, los del gobierno municipal entre otros, no se llevó a efecto. Volver a desenterrar ahora el soterramiento requiere de argumentos más sólidos.

José Luis Sainz Guerra

Una respuesta a «La financiación en el debate sobre el soterramiento del ferrocarril en Valladolid en la mesa redonda organizada por la Asociación ICCPyIC»

  1. A una actuación en la ciudad de la importacia que tendría el soterramiento, NO SE LE PASA SU MOMENTO. Sobre todo cuando fue abandonada por el gobierno municipal sin un debate previo amplio y transparente abierto a toda la ciudadanía.
    Si hay una obra cuya realización merece ser decidida por el conjunto de los ciudadanos, de manera específica, en un referéndum, esa es el Soterramiento.
    Pónganse sobre la mesa todos los condicionantes que le afectan y dese a la ciudadanía la posibilidad de decidir de forma directa y específica ( en referéndum vinculante) sobre la realización de la obra más trascendente que se haría en la ciudad seguramente en decenas o cientos de años.
    El sentido común y el sentido democrático me dicen que una decisión de tal calibre no debe estar en manos de los representantes (concejales) sino de los ciudadanos mismos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.